El inconsciente colectivo y la creatividad visionaria en Nietzsche

En su excelente artículo “Creación Psicológica y Visionaria Arquetípica”, la analista junguiana Trudy Ostfeld de Bendayán explica como Jung concebía la conexión entre el inconsciente colectivo y el proceso creativo en varios poetas, entre ellos Nietzsche. Del citado artículo extraje los siguientes párrafos:

comillasPara Jung, el trabajo creativo y la experiencia visionaria no pueden ser reducidas al inconsciente personal de un individuo, sino que debe ser incluido el inconsciente colectivo.

[…]  Jung distinguió entre dos modalidades de creación artística: la creación “psicológica” y la “visionaria.”

En el primer caso, el material emerge de la experiencia personal del creador, su arte reside en su capacidad para modificar o transfigurar estéticamente tal experiencia.

Sin embargo, en la creatividad que denominó visionaria, el material surge de la imaginería del inconsciente colectivo y, consecuentemente, no resulta ser algo familiar para el artista […]. Nietzsche, asimismo, había presentado en su primera obra El Nacimiento de la Tragedia, al hombre creativo como un medio a través del cual se manifiestan fuerzas primordiales que surgen de la esencia de la naturaleza a la cual denominó “la misteriosa unidad primigenia” o del “Uno Primordial”.

Óleo “Von den drei Verwandlungen” (Las tres transformaciones), óleo del artista austriaco Werner Horvath. “Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin en niño.” (F. Nietzsche, "Así habló Zaratustra").

“Von den drei Verwandlungen” (Las tres transformaciones), óleo del artista austriaco Werner Horvath. “Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin en niño.” (F. Nietzsche, Así habló Zaratustra).


comillas[…] [Nietzsche fue] un hombre calificado por Jung como visionario y cuya descripción de lo que se llama “inspiración” concuerda con la aproximación creativa propuesta por el psiquiatra suizo. Al respecto escribe el filósofo en su autobiografía titulada Ecce Homo:

«¿Hay alguien que a fines del siglo XIX tenga noción clara y exacta de lo que los poetas de las grandes épocas de la humanidad llamaban inspiración? Por si no lo sabe nadie yo voy a explicarlo: Aunque nos creamos completamente liberados de toda superstición, no podemos nunca vernos libres de la idea de la encarnación, del portavoz o médium de las potencias superiores. La palabra revelación, tomada en el sentido de “cualquier cosa” se nos revela de pronto a la vista o al oído –con una indecible precisión, una inefable delicadeza que nos conmueve y trastorna hasta lo más íntimo de nuestro ser, es la simple expresión de la realidad exacta. Se oye sin buscar nada; se recibe sin preguntar lo que damos. Semejante a un relámpago, la idea brota absoluta, necesaria, sin dudas ni vacilaciones. Yo nunca he tenido que elegir en estos casos. Es un encantamiento durante el cual nuestra alma, impulsada a una tensión sin medida, siente a veces el alivio de las lágrimas, y nuestros pasos, ajenos a nuestra voluntad, tanto se apresuran como se retardan; es un éxtasis que nos envuelve por entero, dejándonos la clara percepción de vibrar en mil estremecimientos; es una plenitud de felicidad en que el sufrimiento, sino como partes integrantes e indispensables, como un matiz necesario en este océano de luz. Es un instinto rítmico que abraza todo un mundo de formas: la grandeza, el deseo de un ritmo amplio es casi la medida exacta de la potencia inspiradora y como una especie de compensación a un exceso de opresión y de tensión. En todo esto no interviene para nada nuestra libertad voluntaria, y, sin embargo, nos sentimos arrastrados en un torbellino por un sentimiento pleno de embriaguez, de libertad, de soberanía, de omnipotencia. Lo más extraño es el carácter de imposición absoluta que adquiere entones la imagen, la metáfora. Se pierde noción de lo que son una y otra. Es como si se nos ofreciera la expresión más natural, más precisa, la más sencilla de todas. Realmente –según palabras de Zaratustra, las cosas viene por sí mismas a nosotros, deseosa de transformarse en símbolos… Tal es mi opinión experta acerca de la inspiración. Y estoy seguro de que no hará falta retroceder muchos millares de años para encontrar a alguien que tenga derecho de decir: ‘Y la mía también’»(1984, pp. 114-116).

Bajo la égida de la inspiración, Nietzsche escribió febrilmente cada una de las cuatro partes de Así habló Zaratustra en diez días como si estuviese bajo los efectos de un poderoso hechizo. El ditirámbico rapsoda confesó que prácticamente toda esta obra le fue susurrada a sus oídos mientras marchaba por la montañas con un ánimo cercano al éxtasis.

Carl Gustav Jung (1875-1961) psiquiatra suizo, fundador de la escuela de Psicología analítica.

Carl Gustav Jung (1875-1961) psiquiatra suizo, fundador de la escuela de Psicología analítica.

comillasPor su parte, Jung explicó lo siguiente tanto respecto al Zaratustra de Nietzsche como a la segunda parte del Fausto de Goethe: “Estas obras positivamente se han impuesto a sí mismas sobre el autor; sus manos, como si estuviesen posesas, sus plumas escriben cosas que sus mentes contemplan con asombro. El trabajo conlleva en sí su propia forma… El autor solo puede obedecer el impulso aparentemente ajeno y seguirlo hasta donde le conduzca sintiendo que su obra es más grande que él mismo pues porta un poder que no puede controlar. En este caso, el artista no es idéntico al proceso de creación; sabe que está subordinado a su trabajo o que está fuera del mismo como si fuese una segunda persona que ha caído dentro del círculo mágico de una voluntad ajena(CW 15, p. 157).

[…] [Jung] nos habla de que el inconsciente colectivo presenta, además, de una condición precognitiva relacionada directamente con el sustrato filogenético de la raza humana. Lo visionario, acorde a Jung, resulta del establecimiento de una comunicación directa en la sabiduría arcaica de la psique colectiva, la cual está fuera de las leyes del espacio y el tiempo. Por ende, Jung concluyó que los visionarios y profetas están en contacto con los arquetipos del inconsciente colectivo.

Se puede leer el artículo completo siguiendo este enlace: http://www.centroestudiosjunguianosenvenezuela.com/pageID_8046245.html


Tagged with: ,
Publicado en -Todos los posts, Jung
4 comments on “El inconsciente colectivo y la creatividad visionaria en Nietzsche
  1. Gisela Bello dice:

    Gracias `por visitar nuestra página…

  2. Malone dice:

    Amo este blog.

  3. jjip dice:

    El cuadro “Las tres transformaciones” parece sugerir que Nietzsche estaba en la fase “león”.

  4. Cristian dice:

    Excelente blog !!! Buenas ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestro Foro

¿Para qué usamos este blog?
Blog para recopilar y clasificar (por medio de las categorías y etiquetas) materiales diversos sobre el filósofo Friedrich Nietzsche.
Estadísticas del blog
  • 271,289 visitas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 167 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: