Autosuperación nietzscheana y la vía budista

Rueda del DharmaEn el sitio del Centro Budista de la Ciudad de México publicaron una serie de artículos muy interesantes sobre sus interpretaciones acerca de ciertas similitudes y diferencias entre la filosofía nietzscheana y la vía budista.

Aquí están los enlaces:

1) El filósofo Nietzsche y el budismo

2) El “superhombre” y Así habló Zaratustra

3) Conquista de uno mismo y Voluntad de poder

4) Semejanzas y diferencias entre el pensamiento de Nietzsche y el Budismo

A continuación algunos extractos que seleccionamos de los citados artículos (el material completo no tiene nada de desperdicio, recomendamos su lectura):

comillasLlega Zaratustra al mundo: Así, Zaratustra llega a un pueblo que se halla en la orilla del bosque, se acerca a la plaza del mercado y ve a la gente reunida. […] Lo primero que les dice a quienes están en aquella plaza del mercado y, a través de ellos, a toda la humanidad es esto: “Les enseño a ustedes acerca del sobre-hombre. El hombre es algo que ha de ser superado”. Entonces pregunta: “¿Qué han hecho ustedes para superarlo?”, con lo cual quiere decir: “¿Qué han hecho ustedes para superarse a sí mismos?” Mediante las palabras que Zaratustra dice en este prólogo, Nietzsche destaca que la evolución jamás se detiene.

Así como los monos crearon a los humanos, de igual manera, en un salto aun más atrevido y glorioso, nosotros debemos ahora crear un nuevo tipo de ser. Eso lo llevamos a cabo al superarnos y Nietzsche prosigue señalando que eso empezamos a realizarlo en tanto que aprendemos a desdeñarnos, a sentirnos insatisfechos y descontentos con nosotros mismos. Sólo cuando comenzamos a mirarnos con desdén podemos empezar a alzarnos por encima de nosotros y ser más elevados, grandes y nobles de lo que éramos.

comillasSobre-hombre no Darviniano: Debemos enfatizar de nuevo que el sobre-hombre de Nietzsche no es el producto de la evolución de un modo que se asemeje en absoluto a las líneas que traza Darwin. Para Nietzsche el sobre-hombre no se produce de forma automática, como resultado del funcionamiento ciego general del proceso evolutivo. Nietzsche distingue tajantemente entre lo que denomina el Último Hombre y el sobre-hombre mismo. Este último hombre no es más que el reciente de los productos humanos del proceso evolutivo colectivo en general, pero no un tipo de un orden supremo. En cambio, el sobre-hombre será el producto de lo que el individuo, hombre o mujer, haga por alzarse e, incluso, por trascender por encima de sí mismo. Es debido a la distinción que Nietzsche hace entre el último hombre y el sobre-hombre que puede disociarse de las ideas superficiales del siglo XIX que hablaban del progreso humano como un desarrollo social colectivo continuo. En cuanto respecta a Nietzsche, nosotros también debemos hacer algo sobre ello, a través de una propia elección individual.

comillasEs peligroso ser humano: Nietzsche no siempre es muy explícito en este aspecto pero parece afirmar que en tanto que la evolución darwiniana es colectiva, esta otra evolución más elevada […] es individual. Él tiene una visión dramática de la humanidad, como una cuerda o un puente que se tiende sobre un abismo, entre la bestia que hay en un extremo y el sobre-hombre en el otro. Dicho de otra forma, dice que hay un elemento de riesgo que viene junto con el hecho de ser auténticamente humano. Representa a los humanos como algo que está en transición y no tanto un extremo fijo. Por lo tanto tenemos que vivir con inseguridad e, incluso, de un modo peligroso. No debemos buscar una acogedora comodidad.

Tenemos que vivir por algo más que nosotros mismos si en verdad hemos de llegar a ser nosotros mismos. Ese algo más por lo cual debería y debe vivir cada individuo es el sobre-hombre.

comillasSe ríen de Zaratustra: No nos sorprenderá entonces que cuando Zaratustra les habla del “sobre-hombre” a las personas que están en el mercado éstas se rían de él y se interesen más en el equilibrista. Para Nietzsche la categoría del humano genuino, el plano humano propiamente dicho, sólo incluye a filósofos, artistas y santos. Además, al parecer, el sobre-hombre es superior a cualquiera de ellos. Kaufmann, al exponer a Nietzsche, dice que “él sostiene en efecto que el golfo que separa a Platón del hombre promedio es mucho mayor que la grieta que hay entre el hombre promedio y un chimpancé”.


comillasPara superarse, uno debe “darle forma a su propio carácter”. Con esto, Nietzsche quiere decir que uno no se acepta a sí mismo como ya hecho. Él se queja de que el carácter de la mayoría de las personas no tiene una forma particular. Es casi como si fueran el producto en serie de una fábrica o, peor, la materia prima a partir de la cual se pudiera dar forma un verdadero individuo.

comillasCrítica de Nietzsche del individuo promedio: Por lo general pensamos en nuestro carácter, temperamento y nuestras características o cualidades personales como una serie de dones. Nos imaginamos que estamos hechos como somos para toda la vida. Si tenemos la tendencia a enojarnos con facilidad es que así somos, es nuestro modo de ser. Si somos sensibles o tímidos pues es que así nos hicieron. Pensamos que, en principio, no es diferente a ser alto o bajo de estatura. Pero según Nietzsche es posible que hayamos pasado por toda una línea de producción, que consiste en la herencia genética y la influencia parental, más los condicionamientos sociales y educativos en general. No obstante dice, aún queda un largo tramo por atravesar. No somos un producto terminado. De hecho, apenas lo que ahora somos es con lo que vamos a empezar.

comillasAcéptalo donde estás y fórmate a ti mismo: En efecto, Nietzsche dice que debemos trabajar en nosotros mismos, crearnos a partir de las condiciones en que nos encontremos, igual que un alfarero crea una bella pieza partiendo de un montón de barro. Así como es posible tomar una pesada masa pegajosa, hundirle los dedos y empezar a darle forma, uno puede también ir modelándose. Si uno comienza por ser honesto consigo mismo y admite que está más o menos sin terminar como ser humano, podrá entonces entregarse a la labor de moldear esa masa desaliñada e informe para hacer algo mejor.

comillasVoluntad por el Poder: De acuerdo con el modo en que Nietzsche entendía la naturaleza de la existencia, la vida (no sólo la humana sino cualquier vida) es algo que siempre debe tender hacia su propia superación. Nunca ha de estar satisfecha de sí misma. Continuamente, en cada una de sus etapas, debe ir más allá de sí misma. La vida es un proceso de autotrascendencia.

A este impulso innato es a lo que Nietzsche llama Voluntad por el Poder. Es un término que incluyó comparativamente tarde en sus textos y, al igual que el de “superhombre”, ha sido muy mal entendido y, lamentablemente, malinterpretado, con la suposición de que conllevaba dudosas resonancias políticas e, incluso, militares. Sin embargo, con Poder, así, con “P” mayúscula, Nietzsche no se refiere a nada material en absoluto. Lo cierto es que no está hablando de política. La Voluntad por el Poder es la que busca un modo de ser más abundante, noble y sublime; una vida cualitativa y dimensionalmente diferente. En especial, es la voluntad por realizar al hombre superado.

"Le Buddha" del pintor francés Odilon Redon (1840-1916)

"Le Buddha" del pintor francés Odilon Redon (1840-1916)

comillasMás allá del bien y del mal: Nietzsche enfatiza que este grado superior del ser es alcanzable sólo en la medida en que se vaya dejando atrás el grado inferior del ser, que se niegue y se destruya. Esto nos lleva a un aspecto vital de la Voluntad por el Poder, así como al enfoque general de Nietzsche, que es que ésta implica una iconoclasia incondicional. Nietzsche contempló valores comúnmente aceptados, ideas generalmente sostenidas acerca del bien y del mal y exhortó de un modo bastante categórico y perentorio a erradicarlas porque eran basura. De otra manera, señalaba, no puede conseguirse la existencia del sobre-hombre.

De forma que Nietzsche es abiertamente despiadado e inflexible cuando condena al hombre promedio y sus requisitos subhumanos […] Él se inclina por hacer estallar (así lo dice) las viejas tablas de la ley. No tiene tiempo en absoluto para toda la civilización y cultura modernas. Casi seguro que Nietzsche es el más devastador crítico que haya producido la raza humana (en el más completo y literal sentido de la palabra “devastador”). Denuncia amplia y totalmente a los seres humanos como los conocemos, con todas sus obras y sus maneras. Sencillamente afirma que éstas deben dejarse, no por pura negatividad personal sino porque son un estorbo. Deben trascenderse y dejar la vía libre para el sobre-superado.

comillasTransvalorización: Es crucial para la iconoclasia de Nietzsche que al negar los valores y las formas de pensar existentes no se caiga en negar elementos externos a uno. No se trata de negar los valores de los demás sino los propios. Es a uno mismo al que debe superarse. Es consigo mismo con el que hay que entablar una batalla sin cuartel.

comillasNietzsche y el Dhammapada del Buda: La afición que muestra Nietzsche por la terminología bélica es otra fuente de malos entendidos, ya que el enemigo siempre es uno mismo. En el Dhammapada encontramos la propia exhortación del Buda a participar en esa guerra inexorable: “Por más que uno haya de conquistar mil veces a mil hombres en la batalla, aquél que se conquista a sí mismo es quien obtiene la victoria más gloriosa”.

Tagged with: , ,
Publicado en -Todos los posts, Budismo
11 comments on “Autosuperación nietzscheana y la vía budista
  1. jjip dice:

    De todos es sabido que los budistas creen en la reencarnación. Desde este punto de vista sería un ejercicio curioso especular sobre el “Nietzsche” del año 2010. Quizás no se parecería en nada al Nietzsche que conocemos.

    • Saludos jjip. Muy interesante lo que comentas, pero es necesario aclarar que no todo el budismo cree en eso de la “reencarnación”, ya que el budismo filosófico niega radicalmente la existencia del “yo”, “alma” o “ego” (si no existe un “alma” o “yo”, entonces ¿qué sería lo que reencarna?). En este punto, el budismo coincide con la negación del “yo” que hacen el empirista David Hume o nuestro amigo Nietzsche (quien señala que la idea del “yo” es una mera superstición de tiempos inmemorables o una “ficción lógica” – y en otra parte afirma que eso que entendemos por un “yo”, no es más que la ilusión de unidad de un conglomerado de instintos que suelen competir entre sí…). Quizás hay varias coincidencias entre la filosofía budista y la nietzscheana, pero nunca olvidemos que aunque Nietzsche la tenía en mayor estima que al cristianismo, no por ello la dejaba de considerar una filosofía nihilista para fatigados (no hay duda que Nietzsche tenía en mente el pesimismo de Schopenhauer como referencia). Saludos amigo.

      • jjip dice:

        Es cierto que el ego es una ficción, pero es una ficción que aceptamos en la vida cotidiana. Si un policía nos pide el documento de identidad se lo enseñamos,no nos ponemos a discutir sobre si somos o no somos la misma persona que ayer. Nos encontraríamos, entonces (suponiendo una reencarnación), con que el “Nietzsche” del año 2010 tendría una misma identidad ficticia que el otro aun siendo un conglomerado totalmente distinto.

    • Danilo dice:

      el eterno retorno no lo ves como reencarnación?

  2. jjip dice:

    Fórmula de autosuperación-trascendencia:
    ámate a ti mismo y observa.

    Es muy importante no olvidarse de la primera parte, porque si no la segunda puede covertirse en un infierno.

  3. Galahad dice:

    Querido Tadeo Kosma: “un conglomerado de instintos que suelen competir entre sí…”

    Esto es una mala interpretacion: Nuestro querido maestro Zaratustra dirá: “Voluntad contra voluntad”. No necesariamente son instintos, sino múltiples voluntades. Instintivas, pasionales, traumas, miedos, etc.

    Suerte.

    • Coincido contigo, amigo Galahad, quizás el término “instinto” no sea el más adecuado en nuestro tiempo, ya que se presta a confusión. Aunque suele usarse para traducir la palabra alemana “trieb” tan empleada por nuestro filósofo, sería preferible usar “impulso” o “pulsión” (término éste muy usado por Freud), para acercarnos más al concepto que Nietzsche quería transmitir: esas “voluntades” inconscientes que nos impulsan, y a la vez se combaten entre sí por el dominio de la totalidad de eso que la ficción gramatical interpreta como un “yo”. (Este tema del “yo” como “ficción gramatical” o “superstición de los lógicos” está excelentemente desarrollado en “Más allá del bien y del mal”, en la sección titulada “De los prejuicios de los filósofos”). Saludos.

  4. jjip dice:

    Por cierto, la doctrina del eterno retorno de lo idéntico es totalmente compatible con la de la reencarnación; pero están en planos diferentes, eso es todo.

  5. Ausetis Rianjka dice:

    Siguiendo la linea abierta por Tadeo Kosma M. aunque en otro orden de ideas, comparto:

    “(…) El Sí mismo es pues, una encrucijada de incidencias en permanente efervescencia. Está constituido por fuerzas psíquicas evanescentes, indeterminadas. Es una orquesta con músicos innombrables que, unos tras otros, según ritmos indefinidos, se convierten en el director pasándose la batuta que llaman Sí mismo o yo.

    (…) Salvaguardar la autenticidad del Sí mismo, es velar por no llegar a ser demasiado pronto un yo, es rechazar las cristalizaciones, a veces facticias, del proceso de constitución del yo al nivel que sea, es preservarse de llegar a ser demasiado deprisa algo de determinado que podría ser más fácilmente entregado al pasto de una sociedad ávida -y todas lo son poco o mucho- de nutrirse y de utilizarlos para sus fines propios. Es siempre posible mirarse de otro modo, actuar o sentir de forma diferente, ser algo distinto de lo que creemos ser o haber sido, siempre es posible sorprenderse. Toda articulación psico-mental implica un bloqueo que impide mantener la indeterminación viva que es la fuente de toda regeneración. Morir en sí mismo para volver a ser Sí mismo. ”

    Y, a la vez, pregunto: ¿Qué opinan, o entienden, del empleo de <> dentro del texto? El concepto es introducido (únicamente) en este párrafo:

    ” El Sí mismo es pues, una encrucijada de incidencias en permanente efervescencia. Está constituido por fuerzas psíquicas evanescentes, indeterminadas. Es una orquesta con músicos innombrables que, unos tras otros, según ritmos indefinidos, se convierten en el director pasándose la batuta que llaman Sí mismo o yo. No es necesario escoger entre estas diversas fuerzas, ni elegir la que tomará la dirección: ellas mismas se organizan, se subordinan naturalmente, se solicitan mútuamente, según las posibilidades del momento y las necesidades de la situación existencial. Cuando un manojo de estas fuerzas toma el ascendente sobre los otros hasta el punto de subordinarlo de manera constante y repetida, se forma lo que se podría llamar según Nietzsche, un instinto, el cual se manifiesta a través de la “voluntad de poder”, es decir, la tendencia a la expansión y al pleno desarrollo de este instinto. “

  6. Ausetis Rianjka dice:

    ¡No sé qué pasó con el comentario anterior! Se publicó incompleto. Hube puesto:
    ” el empleo de <> dentro del texto “.

    La fuente de donde extraje las citas fue ” http://psincronautica.blogspot.com.ar/2016/03/la-infraestructura-de-la-psique.html ” .

    Advierto: es un texto casi enteramente confeccionado con nociones de la astrología. Además, proviene de una rama de la misma sin difusión popular (conocida cuando su estudio abandona sus preconjeturas y orillas supersticiosas) y que nada tiene que ver con los “horóscopos” de revista de sociedad de consumo, ni con la aplicación criticada por el querido amigo Theodor Adorno. Sería nefasto pretender emitir una opinión muy pronta acerca del texto citado si no se tiene un conocimiento de la disciplina real en que se enmarca. Por todo ello, enfatizo que mi pregunta fue únicamente sobre el empleo del concepto nietzscheano.

    Saludos y gracias.

  7. Ausetis Rianjka dice:

    no sé si por ponerlo entre o por cuál razón, en los dos comentarios se suprimió el concepto Voluntad de Poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestro Foro

¿Para qué usamos este blog?
Blog para recopilar y clasificar (por medio de las categorías y etiquetas) materiales diversos sobre el filósofo Friedrich Nietzsche.
Estadísticas del blog
  • 271,289 visitas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 167 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: